Majada de Belbín, puerto de Onís

 

JOSÉ, BLAS Y MARIO

Tres hermanos pastores, en Belbín

Ellos fueron tres de los cinco hermanos “González Alonso”, originarios de Gamonéu de Onís, que hicieron puerto en la majada de Belbín.


Subían allí a “hacer la renta del queso” verdadero motivo de los cabreros del Cornión en su migración anual camino de los los puertos.


José, Mario y Blas -ya ausentes los tres varones- junto con sus hermanas Bernardina y Cesárea, forman parte de una civilización inteligente y sufrida, la que apellidó uno de los mejores quesos cantábricos con el nombre de sus fundaciones -Los Gamonéos- asentados en las faldas montanas de los concejos de Onís y Cangas.


Desde esos pueblos, cada primavera, enveredaban su rebaño camino del Colláu Lincós y Camba, para caer por la bellísima empedradura del Cantón y sus cueñas, primero a la vega de Las Mantegas y, al poco, una vez devolada la llomba, a la majada de Belbín. Subían a jacer quesu allá arriba, donde los xerros y el pasto calear convierten en un kilo cada siete litros de leche que se mecen.


G.B.

LLEGAR CAMINANDO A BELBÍN


El acceso a la majada de Belbín, uno de los enclaves de pastor más representativos del hacer quesero en Los Picos de Europa, es sencillo y rápido desde el lago Ercina. El camino, una pista reservada a vehículos de uso ganadero, se toma al sur del lago, remontando la loma hasta tropezar la pista mencionada en la divisoria de aguas. Una vez en ella, el propio camino conduce en suave descenso hasta la embocadura de la vega.

________________________


Distancia desde el lago Ercina:  2 km. de pista. Paso libre a pie hasta la propia vega de Belbín.

________________________


Web oficial del concejo:

www.concejodeonis.com

La majada, desde La Llomba Belbín. Foto: G.B.

Puertu Onís. Foto: G.B.

Belbín desde La Llomba.  G.B.

Ganado descansando en la vega  G.B.

Nueva construcción para el ordeño  G.B.

BELBÍN


Vega y majada de Onís, emplazadas a 1050 metros de altitud en el Macizo Occidental de Los Picos de Europa. Ocupan el fondo de un valle glaciar terminal, cerrado por una loma muy marcada, de grandes dimensiones y origen morrénico en su cara este. Al oeste, la vega está flanqueada por una cuesta en la que se alternan el pasto y la roca caliza. La entrada al valle desde la llomba de La Ercina discurre en pista a través de un relieve más suave. Su majada, habitada por pastores estantes durante los meses de verano, es una de las más amplias en La Montaña de Covadonga, con un importante número de cabañas, tendayos y las cuadras correspondientes. En un cuetu de su mitad brota la fuente, que se distribuye en bebederos y caños oportunamente dispuestos para las reses y el consumo humano. La arquitectura de Belbín es profusa y altamente representativa de las artes constructivas tradicionales: la mayor parte de las cabañas se asientan al sol, abrigadas por un xerru que les quita los nortes y su factura es diversa, con diferentes acabados y grados de rusticidad. Algunas están caprichosamente rematadas.

   El acceso ganadero a este asentamiento principal del pastoreo de Onís se realiza por una pista que sube desde sus pueblos, Gamonéos, Bobia, Demués, etc. hasta El Cantón del Texéu, donde termina la rodadura y continúa el camino tradicional, que bordea El Cantón, desciende ligeramente por Las Cueñas, cruza La Vega de Las Mantegas y, después de faldear suavemente hacia la derecha la morrena que cierra la vega, desemboca en Belbín.

G.B.

Cándido Asprón, sosteniendo un cazu, con Alberto Valle, en la cabaña de aquel. J.Izq.

Cándido Asprón, meciendo una novillal. J.Izq.